Autor: Yurima Trujillo Concepción

Robotics workshop for children in Joven Club Camagüey

Fig. 1. Maximiliano Quesada Arguilagos a cargo de la clase-taller sobre Robótica - #RevistaTino
Fig. 1. Maximiliano Quesada Arguilagos a cargo de la clase-taller sobre Robótica para niños

El Bosque Tecnológico, instalación insignia de Joven Club en Camagüey, se vistió de alegría e ingenio para recibir la primera jornada del Taller de Robótica para niños «Hoy es futuro».

Con la pregunta ¿es la robótica una realidad de hoy o un sueño del mañana? comenzó la clase-taller a cargo del instructor Maximiliano Quesada Arguilagos, a la que asistieron quince niños de entre siete y doce años de edad. La vasta experiencia del profesor y la natural curiosidad de los pequeños, consiguieron crear el clima de complicidad y creciente asombro de dónde nació, sin dudas, un firme interés por la robótica y sus aplicaciones para el futuro.

En medio del encuentro hicieron entrada las nuevas mascotas robóticas de Joven Club: Tobbie y MBot. Inmediatamente acapararon la atención de los infantes con quienes interactuaron, en medio de las explicaciones de la instructora Yuliet Nápoles, asistente del curso. Mientras niños y robots jugaban juntos, los instructores aprovechaban para hacer notar los distintos comportamientos, componentes y sencillos rasgos de programación de los simpáticos androides.

Fig. 2. Los niños interactúan con las mascotas robóticas de Joven Club Tobbie y MBot - #RevistaTino
Fig. 2. Los niños interactúan con las mascotas robóticas de Joven Club Tobbie y MBot

El objetivo del curso es enseñar programación básica de autómatas apoyándose en ligeros cambios de programación de los bots mascotas, como el cambio del color de las luces, el rango en el que reaccionan ante un obstáculo, la velocidad del movimiento y otros sencillos elementos.

Los sensores de proximidad con que están dotados Tobbie y MBot han sido empleados, por la tecnología, en herramientas tan útiles como los bastones para débiles visuales; de esta sencilla manera se ilustró a los niños que ningún proyecto es demasiado pequeño y todos pueden emplearse para resolver grandes problemas.

Los niños regresaron a casa con recuerdos y motivaciones que perdurarán por mucho tiempo en ellos. Los padres y el colectivo de Joven Club, presentes en el encuentro, saben que se ha sembrado una semilla que podrá dar hermosos frutos en un mañana que necesita de todos.

Enlaces relacionados

Robótica educativa en la provincia de Artemisa en el Número 75 de Tino

Capacitación sobre robótica educativa en el Número 74 de Tino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.