Revista TINO ISSN 1995-9419

Tino, revista informático-tecnológica de la familia

El escritorio Número 46

Repercusión visual del uso de las computadoras sobre la salud

AutorAlain A. Pérez Tejeda / yunisleidy.luis@mtz.jovenclub.cu

Coautor: Arlenis Acuña Pardo, Raúl Rúa Martínez, Yunisleidy Luis Morales

Resumen

Este trabajo está dirigido a reflejar la relación existente entre el daño ocular y el uso de la computadora en condiciones inadecuadas, así como describir las condiciones ergonómicas a tener en cuenta para prevenir el daño visual durante el trabajo con las computadoras. Se realizó una revisión bibliográfica sobre este tema en Internet y la literatura impresa nacional e internacional. Los daños oculares encontrados están casi todos en el orden de los síntomas y signos astenópicos. Los mismos se reducen notablemente con el trabajo en adecuadas condiciones ergonómicas dadas por variables como: tiempo de exposición, distancia y ángulo de trabajo, iluminación y reflejos; disposición del mobiliario, presencia o no de tóxicos en el ambiente, temperatura y humedad ambiental.

Palabras claves: computadores personales, salud ocupacional, ambiente de trabajo, efectos en la salud.

Introducción:

 Para facilitarse la vida, el hombre, desde la antigüedad ha elaborado un sin número de instrumentos y herramientas, las cuales se han transformado al paso de los años acorde a sus necesidades, ha construido nuevos instrumentos que responden a las exigencias actuales (esto se ha modificado por el uso de la tecnología y el Internet). En el ámbito laboral, en el académico e inclusive en el hogar, las costumbres y rutinas de trabajo han experimentado cambios debido a la incorporación de las computadoras personales, iniciada a principios de los años ochenta.

La historia de la computación data de muchos años atrás comenzando con la invención del ábaco, remontándose a las antiguas civilizaciones griega y romana. Algunos intentaron transformar sus sueños, pero la tecnología de la época no alcanzaba para hacerlos realidad. Diversos fueron los avances sufridos por los instrumentos de cálculo hasta el surgimiento de la computadora personal. Luego de su creación, un escalón superior fue la sustitución de la interfaz MS-DOS por la interfaz gráfica, con la ayuda del mouse, facilitándose aún más la interacción usuario-máquina. Una vez descubiertas estas facilidades los diseñadores comienzan a preocuparse por el usuario, se habla entonces de hardware ergonómico (adaptado a las dimensiones humanas para reducir el cansancio), se crean diseños de pantallas antirreflejos, teclados y mouse que descansen la muñeca de la mano.

Un ejemplo sirve para que se tenga una idea de la dependencia que la sociedad ha hecho de las computadoras, en los Estados Unidos en el año 1984 sólo el 25% de la población vinculaba su trabajo al uso de estos equipos. Sin embargo el número se incrementó hasta el 45% en sólo una década y para el año 2000 se estimó sobre el 75%.

En la actualidad se define la Ergonomía como la ciencia que estudia cómo adecuar la relación del ser humano con su entorno, según la definición oficial que el Consejo de la Asociación Internacional de Ergonomía (IEA, por sus siglas en inglés) adoptó en agosto del 2000. Una de sus ramas, la Ergoftalmología dedica sus estudios a la oftalmología laboral, para contribuir a transformar el contexto de trabajo y producir conocimiento científico.

Este trabajo va dirigido precisamente a la promoción y la prevención, teniendo en cuenta el uso de las computadoras en la vida cotidiana y su repercusión sobre la salud humana surgieron las siguientes interrogantes:

¿Existe relación entre el daño ocular y el uso de las computadoras en condiciones inadecuadas?, ¿cuáles son las condiciones ergonómicas a tener en cuenta para prevenir el daño visual durante el trabajo en una computadora?

Desarrollo:

Antecedentes

La Oftalmología comienza a interesarse por las cuestiones laborales a finales del siglo XIX. Entre los oftalmólogos que se aventuraron en este terreno se destaca la figura del cubano Dr. Juan Santos Fernández (Matanzas, 1847-La Habana, 1922) quien desarrolló una ingente labor y durante su vida publicó más de mil artículos, algunos de ellos de interés laboral. Pero la ciencia hoy, se ha visto obligada a cambiar algunos de sus enfoques con la introducción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

En una oficina, hace algún tiempo, se distribuía de una forma más adecuada la jornada de trabajo entre la mecanografía, la búsqueda de archivo, la lectura y la escritura sobre papel. Con el advenimiento de la computación estas tareas se reducen prácticamente todas al equipo por lo que el trabajo se puede realizar sin moverse del escritorio.

El daño ocular

Las largas jornadas frente a una computadora tienen consecuencias nocivas para la vista y el sistema osteomioarticular, entre otros. Los daños derivados tienen altos costos para la salud individual y la economía de las organizaciones. Esto es debido a que el mobiliario requerido para la labor con estos equipos, mayormente carece de un diseño ergonómico óptimo y es seleccionado sin la consideración de este criterio. Las personas que utilizan las computadoras repudian el daño que le ocasionan a su salud, la multitud que trabaja diariamente frente al monitor o se han convertido en adictos al medio, lentamente comienzan a mostrar síntomas preocupantes en su organismo. En estudios realizados en Europa y Estados Unidos, existen aproximadamente entre el 50 y el 90% de los usuarios habituales de computadoras sufren fatiga ocular, ojos rojos, irritados y secos; tensión y pesadez de párpados, lagrimeo, sensación de quemazón, visión borrosa y dificultad para enfocar objetos lejanos. Las posturas corporales inadecuadas generan tensión muscular que se traduce en cefaleas, cervicalgias y sacrolumbalgias. Nuevos estudios informan de síntomas como visión doble y fotofobia. Todo lo expuesto anteriormente se presenta con mucha más frecuencia en pacientes con defectos refractivos no corregidos. A esta gama de síntomas y signos se le ha dado a conocer como Síndrome del ojo del Ordenador, Síndrome de la visión de la Computadora o CVS (Computer Vision Syndrome, por sus siglas en inglés).

Un sin número de reportes de casos plantean que debido al estrés, se presenta nerviosismo y hasta mareo. El Instituto Nacional de Investigación y Seguridad de Francia han recopilado datos donde exponen que a partir de las cinco horas de trabajo frente a un computador aumentan los síntomas visuales. Es de suma importancia tomarse un descanso de 10 min. por cada h de trabajo. Otros estudios plantean que el 90% de las personas que permanecen frente a su computadora durante tres horas o más experimentan estos síntomas, por lo que genera disminución de la productividad y del grado de concentración. En EXPOÓPTICA 2007 se planteó que el 85% de los trabajadores de oficinas padecen los síntomas mencionados. Estos estudios son frecuentes en los países del primer mundo y pocos en el área de Latinoamérica, lo que podría estar dado por un número menor de personas con acceso a estos medios.

Condiciones ergonómicas a tener en cuenta

Existen numerosos factores que atentan contra la salud visual en las áreas de trabajo que usan las computadoras. Entre los más relevantes están el tiempo de exposición, distancia y ángulo de trabajo, iluminación y reflejos, disposición del mobiliario, así como sustancias tóxicas ambientales, temperatura y humedad.

Exposición

Exponerse o trabajar en exceso trae como consecuencia una disminución de la frecuencia de parpadeo (estimada como normal para el adulto entre 12 a 20 por min) por debajo de 3 veces por min, lo que explica la sensación de arenilla, así como la sequedad ocular. La posición de los ojos frente al monitor produce un aumento de la abertura palpebral, y por consiguiente una mayor evaporación de la lágrima, propiciando desórdenes querato-conjuntivales y astenopías severas, lo cual aumenta aún más con la presencia de sustancias tóxicas en el ambiente.

Tóxicos ambientales

La sustancia tóxica más habitual en los ambientes de trabajo, es el humo del tabaco. Esto se debe a la gran cifra de personas fumadoras que existe en el mundo, unido a que no se respetan o no están creadas las áreas para fumadores y no fumadores.

Distancia y ángulo de trabajo

El sistema visual está diseñado para adaptarse a su entorno. Frente al ordenador, el ojo se enfoca a una distancia próxima lo que hace que se comporte como miope. Esto aumenta si se trabaja en posiciones incorrectas, por lo que se recomienda una distancia de trabajo entre el monitor y los ojos de 45 a 55 cm con un máximo de 70 cm, así mismo, se plantea un ángulo visual entre 10º y 20º por debajo de la horizontal, con 30º como límite superior.

La iluminación

La iluminación es una de las causas que influyen de modo significativo en el daño ocular. Los niveles recomendados de iluminación oscilan entre los 300 y los 500 lux aunque para las oficinas varían desde 150 hasta 300 lux. Una equívoca distribución de luminancias en el campo visual provocaría deslumbramientos que traen consigo fatiga ocular y pueden ser provocados por una posición incorrecta del mobiliario de la oficina.

Disposición del mobiliario

Para evitar que suceda todo lo mencionado, se debe tomar en cuenta que la pantalla del monitor debe estar de forma perpendicular a las ventanas, las lámparas del techo no deben estar encima del operador, sino paralelas a su línea de visión. El ordenador deberá moverse en las tres direcciones para permitir orientar la pantalla en relación con las demás fuentes luminosas y evitar reflejos, todo esto con apoyo de los filtros antirreflectantes.

Temperatura y humedad relativa

El clima también desempeña un importante papel, por lo que se sugiere que se trabaje con intervalos entre 19º y 24º C con una humedad relativa entre el 40 y 70%, mucho más efectiva si se mantiene entre el 55 y 65%. Resulta significante recordar que estas variables cuando están en valores muy bajos producen sequedad ocular, por lo que se debe evitar el abuso de los aires acondicionados. Por el contrario, si se registran por encima de los valores recomendados, producen falta de concentración en las labores que se estén realizando. En Cuba, por encontrarse en una región tropical, las temperaturas suelen ser altas durante casi todo el año, motivo por el cual se abusa en muchos lugares del aire acondicionado.

Importancia del trabajo en condiciones adecuadas

La importancia de mantener las buenas condiciones ergoftalmológicas radica fundamentalmente en el beneficio producido sobre la salud de las personas que trabajan en los ordenadores y además constituye un ahorro económico inestimable para el país, basta con revisar las estadísticas que muestran algunos estudios. Como referencia, puede mencionarse que el costo anual estimado de los problemas relacionados con el tema en cuestión en Holanda asciende a 2 100 millones de euros, por ausencias y reducción de la productividad. En los Estados Unidos el mismo costo está entre 45 y 54 billones de dólares y sólo en 1999 el costo anual de diagnósticos y tratamientos de problemas oculares relacionados con el monitor de la computadora fue de 2 000 millones de dólares. Estos datos brindan una idea de la magnitud del problema.

Se le recomienda a los usuarios de computadoras que traten de trabajar en condiciones ergoftalmológicas adecuadas como las que se sugieren a continuación:

  • No trabajar por largos períodos en frente de su ordenador de manera innecesaria. Utilice protectores o filtros de pantalla siempre que sea posible. Trabaje con tamaños de letras y combinaciones de colores que le sean cómodos.
  • Descansar 10 min por cada h de trabajo. Durante los mismos mire a lo lejos (el infinito visual se considera a 6 metros de distancia) esto ayuda a relajar la musculatura ocular al hacerse innecesaria la acomodación.
  • Alternar el trabajo en su computador con otro tipo de trabajo.
  • Parpadear, para disminuir la sequedad ocular.
  • Vigilar la distancia entre los ojos y la pantalla del monitor, así como la altura a la que se encuentra y el ángulo de inclinación que tiene.
  • El monitor debe estar siempre perpendicular a las ventanas, nunca de frente o de espaldas a estas, para evitar reflejos o deslumbramientos. Las ventanas preferiblemente con cortinas. No usar demasiada luz, esto aumenta los reflejos. Tratar que el monitor y la lámpara de mesa no sean su única iluminación, evitando así la adaptación cada vez que desvíe la visión de la pantalla.
  • No fumar y no permitir que fumen a su alrededor mientras trabaja. Puede afectar la visión, el tabaco produce daños a la salud.
  • Labore a temperaturas agradables, el abuso del aire acondicionado produce sequedad ocular.
  • Si siente molestia ocular consultar un oftalmólogo.

Conclusiones:

Definitivamente después de haber realizado este trabajo se puede arribar a la conclusión de que existe relación entre daño ocular y el uso en condiciones inadecuadas de la computadora. Los daños oculares se encuentran casi todos en el orden de los síntomas y signos astenópicos que son mucho más habituales en pacientes con defectos refractivos no corregidos. Estas dificultades se reducen notablemente con el trabajo en adecuadas condiciones ergonómicas.

 Referencias Bibliográficas

Aaras, A., Horgen, G., Bjorset, H. H. & Thoresen, M. (1998). Musculoskeletal, visual and psycosocial stress in VDU operators before and after multidisciplinary ergonomic interventions. Applied Ergonomics. 29(5):335-54.

Abrahão J.I. & Pinho, D.L.M. (2002). As transformações do trabalho e desafío teóricos metodológicos da Ergonomía. Estudios Psicología. 7:45-52.

Hakala, P., Rimpela, A., Salminen, J. J., Virtanen, S. M. & Rimpela, M. (2002). Back, neck, and shoulder pain in Finnish adolescents: national cross sectional surveys. BMJ. 325(7367).

Almirall P. & Alvarado, C. (2004). Evaluación ergonómica. Su aplicación en la industria de San Pedro Sula. Rev Cubana Salud Trabajo. 5(1).

Almirall, P., Carral, J. & Hernández, J. (2004). Un modelo en ergonomía organizacional. Su aplicabilidad en un grupo de empresas. Revista Cubana Salud Trabajo. 5(2).

Blehm, C., Vishnu, S., Khattak, A., Mitra, S. & Yee, R. W. (2005). Computer vision syndrome: a review. SurveyOphthal. 50(3):253-62.

Bongers, P. M., Ijmker, S., van den Heuvel, S. & Blatter, B.M. (2006). Epidemiology of work related neck and upper limb problems: psychosocial and personal risk factors (Part I) and effective interventions from a bio behavioural perspective (Part II). J OccRehabilitat. 16(3):279-302.

Dapena, T. (2014). Carta de presentación de la nueva web de la Sociedad de Ergoftalmología. Sociedad Ergoftalmológica Española. Recuperado el 18 de agosto de 2015, de http://www.oftalmo.com/ergo

Engels, F. (1995). El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre. Obras escogidas en dos tomos.TII. Moscú: Editorial de Literatura Política del Estado. [Ediciones en lenguas extranjeras].

Gonzalez, S.T., Ortiz-Hernandez, L., Martinez-Alcantara, S. & Mendez-Ramirez, I. (2003). Health hazards associated with the use of video display terminals. Salud Pública México. 45(3):171-80.

Hernández, A. R. (2006). Principios ergonómicos aplicados a los mapas de conocimiento: ventajas y desventajas de las nuevas formas de representación de la información. ACIMED. 14 (3).

Martínez de la Teja, G. (2000). Diseño ergonómico para estaciones de trabajo con computadoras. Ciudad Juárez, México: CEMAC. II congreso de ergonomía. CEMAC.

Mujer de élite. Protege tus ojos del síndrome del ordenador. (2006). Recuperado el 2 de agosto de 2015, de http://www.mujerdeelite.com/Salud/Salud/Protege-tus-ojos-del-sindrome-del-ordenador.html

Piccoli, B., Soci, G., Zambelli, P. L. & Pisaniello, D. (2004). Photometry in the workplace: The rationale for a new method. Ann OccupationalHyg. 48(1):29-38.

Pino, A. (2001). ¿Desmotivado en el trabajo? Boletín Técnico Inspección Estatal Energética. 4 (12). Ministerio de Economía y Planificación.

Prensa Latina. (2006). Dañino, pero imprescindible: la computación. Periódico Vanguardia. Secc. Ciencia.

del Río Martínez, J. & GonzalezVidegraray, M. (2007). Trabajo prolongado con computadoras: consecuencias sobre la vista y la fatiga cervical. México, D.F.: SEMAC. IX congreso de ergonomía.

Suárez, R., Padilla, C. & García, O. (1996). Algunos aspectos ergonómicos en el uso de pantallas de visualización de datos. Rev Cubana Hig Epidemiol. 34 (2):58-63.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Impactos: 548

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *