la Inteligencia Digital.- #RevistaTino

Autor: MSc. Mildrey Hernández García / mildrey@mtz.jovenclub.cu

Artificial Intelligence gains autonomy

Cada día se evidencian muestras de lo que la Inteligencia Artificial (IA) es capaz de hacer. La llevamos incluso en nuestros bolsillos, en forma de teléfono móvil. Hemos visto a robots ganar a campeones humanos en el ajedrez. Entonces, al pensar en el futuro, no podemos menos que preguntarnos, ¿puede una Inteligencia Artificial hacer ciencia o simplemente crear teorías científicas?

En la actualidad intercambiamos con aplicaciones que utilizan la IA para guiarnos y responder a nuestras solicitudes. Asistentes como Siri, Gmail, Tesla, Amazon, Google Now, Netflix, Google translate y Facebook cada día se hacen más presentes y necesarios.

La Inteligencia Artificial y el aprendizaje automático

Según Robin Blades, los algoritmos de aprendizaje automático y las aplicaciones que usan la Inteligencia Artificial, son capaces de guiar a los seres humanos hacia nuevos experimentos y teorías.

Desde este punto de vista la Inteligencia artificial, podría posibilitar el desarrollo de nuevas visiones, para temas que aún no han podido ser comprendidos a profundidad, a partir del conocimiento humano.

Generación de hipótesis desde la Inteligencia Artificial

Además de las aplicaciones concretas y prácticas, los investigadores también están utilizando redes neuronales y esquemas de IA para cuestiones teóricas más amplias y hasta filosóficas. Y es que, según Einstein, mientras que el conocimiento es limitado, la imaginación es universal. Esta última puede abarcar cualquier ámbito. La ciencia reconoce este fenómeno como Hipótesis Científicas.

A través de la Historia de la Ciencia, la creación de hipótesis había sido una labor propiamente humana. Sin embargo, ya existen vistazos de la posibilidad de creación de nuevas hipótesis mediante algoritmos digitales. Ya se han dado algunos pasos a partir de los cuales se ha utilizado el aprendizaje automático para agilizar el proceso creativo. Un ejemplo de ello es la búsqueda de materiales más eficientes, destinados a la producción de baterías para vehículos eléctricos.

En este caso se creó una red neuronal artificial, sin supervisión humana en su funcionamiento, que clasificaba las combinaciones químicas según la probabilidad de que resultaran en un nuevo material útil. Con estos resultados, los especialistas identificaron, de forma más rápida y más eficiente, cuatro materiales prometedores para baterías.

Lo anterior fue posible gracias a que el aprendizaje automático no supervisado, logra capturar los patrones complejos de similitud entre combinaciones de elementos químicos con gran agilidad y precisión.

Imaginar lo desconocido

La capacidad de imaginar lo desconocido puede otorgar a los sistemas de IA la posibilidad de ayudar a los médicos y biólogos a descubrir fármacos más útiles, sintetizando nuevas medicinas, obtenidas de imaginar posibilidades a partir de propiedades de diversos medicamentos.

Según Martínez De La Fe, ingenieros biomédicos de la Universidad Case Western Reserve, fueron capaces de descubrir un patrón reiterado en los casos de pacientes de cáncer que volvían a desarrollar la enfermedad luego de haberla superado. Lo consiguieron gracias a una red de Inteligencia Artificial, a pesar de no comprender en profundidad desde el punto de vista médico, cómo actuaba ese factor de reincidencia.

Inconvenientes de la generación automática de hipótesis por la IA

El gran inconveniente a superar, para poder profundizar en este tipo de enfoque de IA, es la denominada «caja negra».

Los científicos no saben, en concreto, cómo funcionan las estructuras de pensamiento que llevan adelante los algoritmos cuando «piensan por su cuenta». Si logran resolver este enigma y descubren la lógica de razonamiento de los algoritmos «independientes», una nueva era del conocimiento podría abrirse ante sus ojos.

Resultados de utilizar la Inteligencia Artificial

Gemelos Digitales como resultado de la Inteligencia Digital.- #RevistaTino
Fig. 1. Gemelos Digitales
  • Inclusión en la multi-nube. Empresas de todo el mundo están trasladando sus datos a la nube.
  • Realidad virtual y aumentada.
  • Blockchain.
  • Prevención automatizada.
  • La biometría o identificación de personas.
  • Tecnología con visión inteligente.
  • Sistemas para diferenciar las alertas falsas de las amenazas reales.
  • Elaborar perfiles humanos de forma automatizada.
  • Creación de Gemelos digitales.
  •  Internet de las cosas (IoT).
  • Chatbots. Capaces de entender cuestiones complejas y específicas.

Las opciones y resultados podrían ser incontables en todas las esperas de la vida. Solo queda tratar de entender a la IA y en el proceso, usarla inteligentemente.

Referencias Bibliográficas

Enlaces Relacionados

Inteligencia artificial y la inteligencia humana en Número 51 de la Revista Tino

El nuevo examen para medir la inteligencia artificial que supera al de Turing en Número 41 de la Revista Tino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.