Revista TINO ISSN 1995-9419

Tino, revista informático-tecnológica de la familia

Fig-1.-Impresión-3D.- #RevistaTino
El escritorio Número 72

Impresión 3D en tiempos de COVID-19

3D printer in COVID-19 times

Autor: MSc. Grether Nadiezdha Acosta Savón/ grether@gtm.jovenclub.cu

Resumen: La impresión 3D, proceso que se realiza mediante la fabricación aditiva, mantiene sus usos dinámicos en varias esferas de la sociedad. En Cuba aunque no se cuenta con todos los recursos, los makers ponen a disposición de la salud esta tecnología, para la protección del personal que se encuentra luchando contra la COVID 19.

Palabras claves: Impresión 3D, COVID 19, solidaridad, viseras protectoras, tecnologías.

Abstract: 3D printing, a process carried out through additive manufacturing, maintains its dynamic uses in various spheres of society. In Cuba, although not all the resources are available, the potters to makers make this technology available to health for the protection of personnel who are on the front lines.

Key words: 3D printing, COVID 19, solidarity, protective visors, technologies.

Transformar ideas virtuales en objetos físicos

El término impresión resulta común en el mundo de las tecnologías, quién no ha necesitado imprimir la tesis de su licenciatura o maestría en esos aparatos electrónicos que mediante un software plasman en papel, el discurso o la imagen que se genera desde el ordenador.

Pero hablar de impresión en tercera dimensión ya es otra historia, y es que se trata de la capacidad de transformar ideas virtuales en objetos físicos y aunque ya no resulta novedosa, sí que ha ayudado vastamente en estos tiempos de pandemia, cuando el COVID 19 invade a toda la humanidad.

Qué es la impresión 3D

Es el proceso de creación de objetos físicos a partir de la colocación de un material por capas en base a un modelo digital, llamado fabricación aditiva. El proceso se realiza en tres pasos:

  • En primer lugar, se prepara el documento, con esto se refiere a la información que debe colocarse en un software específico de impresión 3D con el diseño de la pieza que se va a fabricar.
  • Posterior a ello se materializa el diseño. Con la información recibida en forma de secciones 2D, la impresora 3D solidificará el material al apilar y unir secciones una encima del otra para fabricar el total del volumen del diseño 3D.
  • Por último, llega el post-procesado, que es la limpieza de material de soporte que se utilizó para construir geometrías o labores de acabado como pueden ser el infiltrado y refriado de la pieza. Este proceso puede variar por el tipo de material que se utilice y la impresora. (Evolución de la impresión 3D, 2019).

Un poco de Historia

1989: S. Scott Crump, junto con su esposa y compañera Lisa Crump, inventa y patenta un nuevo método de fabricación aditiva llamado Fused Deposition Modeling. Esta técnica implica fundir filamentos de polímero y depositarlo en un sustrato, capa por capa, para crear un objeto 3D. La idea de esta nueva tecnología llegó a Crump cuando intentó crear una rana de juguete para su hija usando una pistola de pegamento caliente cargada con una mezcla de polietileno y cera para velas. Después de luchar para hacerlo manualmente, imaginó una manera de automatizar el proceso mediante la creación de una serie de capas delgadas, apiladas una encima de la otra.

1999: El uso de órganos impresos en 3D en la cirugía se convierte en realidad cuando una vejiga urinaria cultivada en laboratorio se trasplanta con éxito en un paciente, utilizando la tecnología desarrollada por el Instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa.

2004: Adrian Bowyer, profesor de ingeniería mecánica en la Universidad de Bath en los Estados Unidos, funda el proyecto RepRap, un proyecto de código abierto que tiene como objetivo fabricar una impresora 3D que pueda imprimir la mayoría de sus propios componentes.

El diseño de la primera impresora 3D RepRap, llamada “Darwin”, se lanzó unos años después en marzo de 2007. Le siguen otras versiones, incluyendo “Mendel”, “Prusa Mendel” y “Huxley”. Las impresoras RepRap iniciales llevan el nombre de famosos biólogos evolutivos, ya que el proyecto se trata de “replicación” y “evolución”.  (Matus, 2018)

Una limitación para la impresión 3D

La posibilidad de imprimir en tres dimensiones nos lleva a creer que el único límite a la hora de imprimir está en nuestra imaginación, no obstante tiene limitaciones como lo es que no está recomendada para la producción en serie, ya que es muy lento y costoso, por lo que solo se pueden realizar tiradas muy cortas.

Cuba, usos de esta tecnología

En Cuba el uso más extendido de las impresoras 3D está en el ámbito médico. Las prótesis dentales, implantes cocleares, moldes auditivos forman parte de las impresiones realizadas de forma rápida para uso de pacientes.

No obstante en otros ámbitos también es utilizada como en la restauración y el diseño.

3D en tiempos de COVID-19

Los llamados Makers en Cuba están utilizando impresoras 3D para imprimir máscaras de protección y otros aditamentos tan útiles para la protección del personal que se encuentra en la primera línea de combate, en la lucha contra la enfermedad COVID-19.

Así lo plantea el diario cienfueguero 5 de Septiembre que en su artículo del 26 de abril plasma: Coordinados por el diseñador Abel Bajuelos, desde varias provincias del país, este grupo con miembros de casi todas las profesiones imprime viseras protectoras, salva orejas para la protección de médicos, enfermeras y personal de salud, y partes y piezas de repuesto de los equipos usados para dar oxígeno a los pacientes hospitalizados, a validar por los especialistas. (Makers en Cuba: impresiones en 3D por la salud, 2020)

Una tecnología impactante, poderosa, sin propiedad intelectual que se pone a disposición del pueblo cubano sin ganar un centavo por ello, un acto noble de gran sentido altruista.

Materiales y cantidad producida

Todos los aditamentos producidos mantienen la premisa de contar con un diseño sencillo, lo que facilita el ensamblaje de los componentes y su esterilización.

Se utilizan materiales biodegradables lo que ayuda a no afectar el medio ambiente.

Fig. 1.-Impresión 3D en Cuba.- #RevistaTino
Fig. 1. Impresión 3D en Cuba

Una visera se tarda entre 40 minutos y 1 hora en imprimirse, dependiendo de la máquina y los parámetros de impresión, lo que es consistente con la afirmación de que no está recomendada para la producción en serie.

En tiempos de COVID-19, Cuba ha demostrado la importancia de la ciencia y la tecnología para paliar y ganar la batalla contra esta pandemia global. La impresión 3D se ha convertido en una alternativa viable para obtener aditamentos de calidad que permitan proteger a quienes se encuentran en la primera línea de combate.

Referencias Bibliográficas

Enlaces Relacionados

El uso de la Informática en la Medicina en Número 49 de la Revista Tino.

De la tercera a la cuarta dimensión en Número 47 de la Revista Tino.

Impactos: 15

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *