Autor: MSc. Elizabeth Cutiño Domínguez / eliza.cutino@gtm.jovenclub.cu

Dariel, a young man with a disability who achieves independence

Con la misión de proporcionar conocimientos y servicios relacionados con las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC), los Joven Club de Computación y Electrónica (Joven Club) en la provincia de Guantánamo, mantienen un papel activo, creativo y motivador para con la sociedad.  La inserción de sus clientes en cursos, talleres y charlas, van más allá de lo cognitivo. Dicha inserción permite además ayudar a enfrentar los nuevos retos de la vida, a quienes les cuesta mucho más el uso de las tecnologías, como son las personas en situación de discapacidad.

La atención a las personas en esta situación, es esencial para la entidad. En los Joven Club del municipio Baracoa, ubicado en la provincia de Guantánamo, un joven en situación de discapacidad visual severa llamado Dariel, siente interés por la tecnología.

Los instructores de Joven Club trabajan y lo motivan para que posea una mejor preparación en este sentido. Lo insertan en diferentes cursos, con las herramientas necesarias para su situación especial. Con el uso de determinados audios y herramientas especializadas, ya puede identificar los elementos y aplicaciones en el celular. Incluso con la guía de los instructores y la práctica constante, puede realizar diferentes operaciones de pago con el Transfermóvil. Esto le facilita el no tener que desplazarse para realizar colas, y pagar los servicios básicos de su hogar.

Los sueños de Dariel se cumplen con ayuda

El joven Dariel ayudado por la instructora Elizabet Cutiño.- #RevistaTino
Fig. El joven Dariel ayudado por la instructora Elizabet Cutiño

Así Dariel se siente útil e insertado de una mejor manera a su comunidad. Pero resulta que este joven no vive cerca de la instalación; recorre cada martes 17 kilómetros para llegar a ella, un trayecto que recalca, vale la pena.

Su rostro muestra alegría y satisfacción al lograr la recarga de su cuenta de Joven Club con total independencia, luego del tiempo de ayuda de sus profesores. Afirma que ya tiene capacidad para memorizar y aprender diversos contenidos. Considera estar listo para enfrentar otros pagos como la electricidad y el teléfono por el móvil, sin el apoyo del instructor. Nos dice que aún le quedan muchos sueños por cumplir: cantar en el coro comunitario, buscar en Internet cómo aprender a tocar piano (pues ya sabe tocar la guitarra); en fin, seguir superándose para ser un ente independiente y capaz.

Enlaces relacionados

«Buscando un sueño», un proyecto para amar en Número 78 de la Revista Tino

La discapacidad visual humana vista desde las TIC en Número 73 de la Revista Tino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.