recuperación del Mattew

Autor: Lic. Grether Acosta Savón / grether@gtm.jovenclub.cu

Coautor: Lic. Nayira Nayuribe Lara Caristo

imagen-3Espinosas fueron las horas en las que pasó Matthew, vientos sostenidos y abundantes lluvias dejaron a dos municipios desolados. La tormenta, que tocó tierra en el extremo este de Cuba dejó un rastro de destrucción material pero ninguna víctima mortal en la isla gracias al trabajo del Gobierno y la Defensa Civil, pero también a los mismos pobladores; muchos perdieron sus casas o parte de ellas, así como sus efectos personales.

Era increíble como aún en estas circunstancias, los Maisienses y Baracoanos no lloraban, sino que permanecían tranquilos, confiando en la Revolución Cubana, la que jamás ha dejado desamparado a su pueblo.

Y así fue, se movilizó el país entero, todas las instituciones hicieron valijas, las empresas constructoras, de comercio, de transportación de pasajeros, los artistas, trabajadores de las comunicaciones y de Joven Club entre otros se hicieron presentes.

imagen2 Aunque los Joven Club de Computación y Electrónica tuvieron afectaciones, sirvieron de refugio a muchos trabajadores de otras entidades como ETECSA, esas instalaciones fueron Puesto de Mando y abrigo. Una brigada de trabajadores de Joven Club de toda la provincia, que sumaron un total de 14, estuvieron días ayudando a levantar casas y derribar escombros.

Bajo condiciones un tanto inhóspitas, por la falta de fluido eléctrico y agua, durmiendo en colchonetas en el piso de las instalaciones, estuvieron acompañando a aquellos que, pese a haber pasado días muy duros, también compartieron con ellos momentos de alegría, al ver reconstruidos partes de sus hogares y recogidos escombros que ni pensaban que podían recogerse en tan poco tiempo.

También otra brigada le entregó objetos que eran de primera necesidad, que los ayudaron a palear la falta de recursos para comprarlos, como lo fue la valija que fuera entregada a los trabajadores de ambos municipios afectados, la que fue tan bien recibida que se veía en el rostro de todos la alegría de saber que no están olvidados ni por el estado ni por las personas que colaboran entre sí día a día en toda Cuba para que queden en el olvido tantos momentos difíciles que se vivieron durante el paso de Matthew.

imagen-4Otros trabajadores, esta vez de provincias como Pinar del Rio, Mayabeque, Artemisa y del resto del país aportaron prendas de vestir, alimentos y palabras de aliento a quienes mucho perdieron.

De a poco se recuperan los ciudadanos, la vida sigue voraginosa pero constante, ya se levantan casas, escuelas, oficinas; no hay parada, no hay retroceso, solo se mira hacia el futuro, hacia la recuperación y mejoría de dos municipios que hoy son historia en Guantánamo y donde existen instalaciones como Joven Club que a pesar de haber sufrido averías siguen informatizando a la comunidad, a su entorno.

Impactos: 145

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *