Autor: Yolagny Díaz Bermúdez / yolagny.diaz@mtz.jovenclub.cu

El sistema operativo Windows XP fue declarado oficialmente muerto. Con apenas 13 años de edad, se ha vuelto viejo y obsoleto, según Microsoft, la empresa que lo produce y la más importante del mundo de las computadoras personales. Por eso no le darán más soporte técnico.

A simple vista algunos pudieran creer que no se trata de un problema muy grave, especialmente para quienes usan estos sistemas «crackeados» o pirateados de una u otra forma, en copias que no pagan derecho de autor.

Además, para muchos esta pérdida de soporte no será muy visible, ya que la notificación sobre el tema solo estará disponible para quienes tienen activada la actualización automática, y aparecerá en el octavo día de cada mes, algo similar a lo que sucede cuando se trata de una copia espuria. Ante ello, la persona podrá cerrar la ventana emergente y seguir trabajando, e incluso, podrá desactivar las actualizaciones y continuar delante de la pantalla como si nada hubiera pasado.

Pero perder sus sistemas de apoyo implicará para los millones de usuarios de XP en el mundo que no habrá arreglos ni actualizaciones, y que por ende, estarán mucho más expuestos a los ataques informáticos, e incluso a no poder conectar a las computadoras que usen este sistema nuevos equipos que salgan al mercado, simplemente porque no habrá, en muchos casos, los códigos necesarios.

Para las empresas, en cambio, será mucho más complicado, ya que perderán sus garantías de seguridad y deberán, casi obligatoriamente, migrar hacia nuevas versiones, como Windows 8, con el consiguiente pago de licencias.

Tampoco en números la polémica es para despreciar. Datos de la firma norteamericana NetMarketshare, especializada en estudios de tecnología, indican que Windows XP todavía tiene una impresionante cuota del 29,53 por ciento del mercado. Solo es superado por el Windows 7, con el 47,31 por ciento, pues la versión más moderna, el W8, solo tiene el 6,38 por ciento.

Tanto en la nación norteña, cuna de Microsoft, como en otras latitudes del planeta, computadoras con Windows XP controlan infraestructuras críticas de abasto de electricidad, agua, gas, grandes bases de datos y otros aspectos. Todas se verían potencialmente expuestas ante la carencia de soporte.

Tomado de: Juventud Rebelde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.